viernes, 8 de abril de 2011

VISITA: Kim Wilson

Kim Wilson entre Omar Salomón y Walter Loscocco. FOTO EXCLUSIVA

Kim Wilson en Argentina


Y finalmente, tras muchos años de espera, los argentinos (y los brasileños y uruguayos) pudimos darnos el gusto de ver actuar en vivo a una de las figuras más importantes del blues internacional de los últimos 30 años; el mismísimo Kim Wilson que lideró a los Fabulous Thunderbirds durante tanto tiempo, que fue uno de los protegidos de Muddy Waters en sus comienzos, que fue convocado por artistas del nivel de B.B. King, Carlos Santana, John Lee Hooker, Paul Simon y Stevie Ray Vaughan, que es uno de los invitados estelares del último trabajo de Eric Clapton, y que hará lo mismo en el próximo de Rod Stewart, debutó en Buenos Aires con un gran show en La Trastienda.


Quienes lo conocimos y admiramos como cantante, fundamentalmente en los T-Birds, y que seguimos su carrera solista, no nos sorprendimos con su voz, su afinación y su carisma, pero todos, inclusive los que más y mejor lo conocen, quedamos absolutamente deslumbrados con sus dotes como armoniquista, sacando una variedad y calidad de sonidos que pocas veces vimos en esta parte del mundo.


El show fue magnífico, un comienzo con algunos clásicos como "You Got me Dizzy" y "My Babe" y un repertorio que incluyó algunos temas propios y unos pocos de la banda que fundó con Jimmie Vaughan, pero en el medio, dos o tres solos antológicos, que duraron entre 4 y 7 minutos, en algún caso con la banda tocando bajito, y en otros, con un silencio casi absoluto de músicos y público, un público que enloqueció en cada uno de esos maravillosos momentos. Ah, el bis, ya sin la banda, con "Nine Below Zero" fue lo único que faltaba para conquistar a todos y provocar muchísimas ganas de volver a verlo lo antes posible.


Billy Flynn, un muy respetado guitarrista de Chicago, invitado de lujo, cumplió un papel algo secundario, casi escondido en lo visual, al lado del bajo, pero mostró su clase en algunos solos incluyendo uno con slide. El resto de la banda, acompañó con sobriedad, destacándose, claro, el siempre brillante Nico Raffetta en los teclados; Omar Salomón en la guitarra rítmica, Darío Gorosito en bajo y Walter Loscocco en batería fueron una base sólida y atenta a las indicaciones de Wilson.


Poco para reprochar al citado Loscocco y a Juan Urbano López, responsables a través de BMG Producciones de la llegada de semejante artista a nuestro país; quizás algún descuido u olvido que, obviamente, quedará en segundo plano ante el éxito obtenido.


Guillermo Blanco Alvarado


Kim Wilson con Billy Flynn en La Trastienda